Día 1

A las 7 de la mañana, Malabo ya está despierto. Cuando salimos de la casa de Pastor, las calles ya estaban repletas de gente que se prepara para el día. Bajo muchas miradas curiosas, llegamos a la Calle Amanecer de África, donde está la residencia Salesiana. El padre Pepe, misionero español galardonado con la medalla-encomienda de Isabel la Católica otorgada por el rey Felipe VI, nos muestra el colegio Español de Malabo, del cual es fundador. Nos presenta también a su director, Don Pergentino, con quien más tarde nos volveremos a reunir para entregar el material que hemos traído desde España.

Tras un breve reconocimiento de la zona, comienza el seminario didáctico. Son las 9:30 de la mañana y Mamen comienza su curso sobre “Acompañamiento en el proceso de aprendizaje”. Está preguntando, uno a uno de los maestro de educación infantil que han asistido,  los problemas que se les presenta en su día a día como educadores.

Después es el turno de Patricia, que ofrece información de Primeros Auxilios, condicionados a la zona y a las posibilidades de aquí.

Por último, Conchi imparte a los maestros “Musicoterapia y psicomotricidad”.

DSC_2510Mientras que se imparten las clases, Marta Pilar hace una toma de datos de las
instalaciones así como de los materiales de construcción para la creación de un proyecto de una sala multiusos y África (ósea yo) realizo un reportaje fotográfico de todo lo que se va desarrollando a lo largo del día.

Después del seminario, nos reencontramos con el director, Don Pergentino, para presentarle todo el material que hemos traído desde España gracias a vuestra ayuda.

IMG_6059.jpg

“Es de agradecer este apoyo, inmenso, que nos ha brindado el colegio Diocesano. Desde que habéis llegado, es de extrañar ver a gente en vacaciones que lo dejan todo para crear un proyecto educativo en un país en sus circunstancias. Esto significa que aún existen personas que creen en el poder de la educación. También es de agradecer a todos aquellas familias que os han donado. Cuando empiece el curso en septiembre enseñaré todo el material que habéis traído y les hablaré mucho del colegio Diocesano. Hablaba con mis hermanos salesianos que este solo es el principio, el principio de una conexión entre colegios para compartir conocimientos y experiencias.”, nos dice el director del Colegio Español.

Por la tarde, el padre Pepe quiere que conozcamos el lugar donde él comenzó hace 33 años. El barrio de “New Building”, zona en la que en la época colonial se asentaron los braceros IMG_6070(trabajadores sobretodo procedentes de Nigeria) Parece pararse el tiempo en una barriada llena de bullicio y de hogares creados con sus propias manos y medios. Los niños juegan en la calle bajo la vigilancia de sus madres sentadas a la puerta. Todos sacan a la venta lo que tienen. Mientras caminamos, IMG_6063.jpgnos convertimos en el centro de atención por el color de nuestra piel y oímos comentarios graciosos en piching, uno de los dialectos de la zona, que Pastor nos va traduciendo del tipo “A esas los mosquitos se los han comido y las han dejado blancas”. Los niños, más espontáneos, nos saludan y saltan a nuestro alrededor.

Cristino, nuestro conductor, enfundado con una camiseta del diocesano sobre la suya ya puesta (no os imagináis el calor y humedad que hace…) y el Padre Pepe nos llevan a ver el último contraste del día, el Parque Nacional de Malabo, parque construido recientemente, que a pesar de su inmensidad y belleza apenas recibe visitas.

Última parada, la Catedral de Malabo. Ubicada en la avenida de la Independencia, los edificios que la rodean son de estilo colonial. No solo es uno de los monumentos más impresionante que vemos en Malabo, sino que también es la iglesia más importante de la nación y sede de la archidiócesis. Cuando llegamos, la misa de las 7 está terminando y grupos de mujeres con tocados y trajes tradicionales nos dan las buenas tardes antes de despedirse del cura y salir a la calle.

Por hoy, se nos acaban las pilas. Nos despedimos del padre Pepe, que lejos de estar agotado tiene mucha más vitalidad que nosotras. Y nos dice “Ahora ya podéis decir que conocéis los contrastes de la ciudad de Malabo.” .Volvemos a casa de Pastor, aunque es difícil irse a dormir. El compartir experiencias nos llevan hasta bien avanzadas la 1 de la madrugada. Mañana a las 7 sonará el despertador.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s