Día 2

Buenos días Malabo. Mientras desayunamos en casa de Pastor viene a pasar el día con nosotros su hija Madonne. Ella, a su corta edad de 1 año, nos observa con unos ojos preciosos como platos y se asusta porque carecemos de color. Nos reímos, a fin y al cabo en España pasaría lo mismo pero a la inversa, sin embargo intentamos ganárnosla a lo largo del día y que deje de vernos como extraños blancos.

Llegamos al colegio Español de Malabo y comienza el seminario. Hoy se han animado más maestros a acudir a las clases.

Patricia ha presentado esta mañana a Ermenegildo, nuestro muñeco de rcp, que ha ganado mucha popularidad. Comienzan las prácticas y los educadores del colegio español aprenden a actuar en situaciones de emergencia de parada cardiorrespiratoria en niños pequeños y en adultos.

Se ha ido creando un ambiente de “colegueo” que se intensifica cuando comienzan los bailes tradicionales que presentan los niños del centro privado de Sabiduría del señor, colegio fundado y dirigido por Celia Abuy, una de las maestras que acude al seminario. Los alumnos de las diferentes etnias (Bubi, fang, annobones, ndowe) nos muestran con las danzas la cultura africana y el ritmo innato con el que nacen. Es increíble cómo se mueven hasta los más pequeños. Vestidos como si fueran indígenas, bailan una, dos, tres y hasta 7 canciones. Celia Abuy, que nos sorprende ya que también es compositora y músico, nos canta una canción llamada “Bienvenidas” en la que nos nombra a cada una de nosotras con gran gratitud.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La fiesta se termina alargando, pero los hermanos salesianos y el Padre Pepe nos esperan para comer en su comunidad.

IMG_6230

El padre Pepe, con su vitalidad de la que ya os hemos hablado, nos anima a dar una vuelta por el norte de la isla. Visitamos el municipio de Rebola, y los poblados Kupapa, Bareso, Basuada y otros.

Por último, llegamos a la zona más selvática en el puente Cope, el puente más alto de la isla, desde donde contemplamos la selva asombradas y abrumadas por una naturaleza que casi imponía. Impresionante.

Volviendo de nuevo a Malabo, pasamos por la ciudad turística de Sipopo, lugar reservada para grandes personalidades a nivel internacional.

Tras un día lleno de emociones, llegamos a Malabo para encontrarnos y cenar con Lourdes, otra española que trabaja en la embajada y que realizo sus prácticas como maestra en el colegio Español. Hoy si estamos cansadas, las conversaciones no nos dan hasta la 1 de la mañana esta vez. En cuanto volvemos a casa caemos rendidas esperando las aventuras de mañana…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s